La crisis del PP
Educación sexual

El PP haya dejado fuera de la subcomisión parlamentaria sobre el aborto a los diputados provida
Se temía que alguno se saliera del discurso políticamente correcto y dijera que el aborto es un crimen.

ReL(J.A. Méndez/Alfa y Omega) Publicado el 2 de noviembre de 2008

Esta semana se reunió por primera vez la Subcomisión parlamentaria sobre el aborto. A pesar de las reticencias del Grupo Popular a participar en ella y de su oposición a que el Gobierno modifique la ley del aborto -"porque no está entre las prioridades de los españoles", dicen los populares-, llama la atención que el PP haya dejado fuera de este grupo de trabajo a los diputados más comprometidos con la defensa de la vida. Desde Génova se temía que alguno de dichos diputados se saliera del discurso políticamente correcto y dijera que el aborto es un crimen.

El empeño del Gobierno por sacar adelante una nueva ley del aborto se ha encontrado con la firme oposición de un grupo de diputados, que no están dispuestos a cejar en su lucha por defender la vida. Nombres propios como los parlamentarios populares don Ángel Pintado, don José Eugenio Azpiroz, don Luis Peral, don Eugenio Nasarre, o el ex diputado de CiU, Manuel Silva, son frecuentes en los círculos políticos donde más claramente se denuncian los atropellos que se perpetran contra la vida; incluso, aunque su propio grupo político no parezca tener una actitud muy definida en este tema.

Por eso, en el entorno de los populares ha llamado la atención que en la Subcomisión parlamentaria constituida para abordar la posible reforma de la ley del aborto, el Grupo Popular haya dejado fuera a los diputados más activos en la defensa de la vida. En este caso, las designadas por la formación que lidera Mariano Rajoy han sido tres mujeres: doña Sandra Moneo, doña Lourdes Méndez Monasterio y doña Carmen Rodríguez Maniega. "Las tres son excelentes diputadas, que piensan como cualquiera de nosotros en este asunto. Estoy seguro de que van a defender la tesis más correcta frente al aborto, en la Subcomisión", asegura el parlamentario popular don Luis Peral.

Miedo a que digan la verdad

Como han asegurado a este semanario fuentes próximas a Génova, "a los pro vida del PP les ha llamado mucho la atención que, salvo Lourdes Méndez Monasterio, no esté en la Subcomisión ninguno de los diputados que forman parte de la Asociación Familia y Dignidad Humana, que es un grupo de políticos comprometidos activamente con la vida. Si querían poner a otras mujeres, podían haber nombrado a Blanca Fernández o a María Ángeles Font, que sí están en esa asociación y se han significado claramente, pero parece que hay temor a que digan la verdad y que critiquen el aborto porque es un crimen, y no sólo porque no hay demanda social". Según las mismas fuentes, "esas tres mujeres son buenas personas y buenas políticas, pero todo el mundo en el PP sabe quiénes son los más preparados para hablar del aborto, los verdaderos expertos en este tema. Algunos llevan más tiempo, y otros, sobre este asunto, son el futuro del grupo".

Los diputados pro-vida no pintan nada en el PP, por Luis F. Pérez